¡QUÉ RATONA! Una famosa va a la Justicia por no dejarle propina a sus empleados

Jessica Biel, la esposa de Justin Timberlake, está siendo acusada y demandada por algunos de sus ex empleados del restaurante Au Fudge de deberles miles de dólares en propinas y de no haber garantizado sus derechos laborales.

De acuerdo al diario New York Post, que recoge la denuncia de estas personas, la actriz y sus socios no sólo no les daban el dinero de las propinas que los comensales dejaban sino que además los alimentaban mal y nos les daban horarios de descanso.

jessica-biel-au-fudge

En la demanda, presentada el miércoles 13 de septiembre en el Tribunal Superior de California, los nueve demandantes, que desempeñaron cargos como anfitrión, mesero, barista, barman, entre otros, afirmam que ella y sus socios Estee Stanley, Joey González, Kimberly Muller y Jonathan Rollo, erróneamente se quedaron con la propina del 22% cobrada en eventos privados y compras (muchos fueron de empresas como Netflix y Amazon), cuando los clientes pagan para alquilar todo el restaurante. 

“Cada uno de ellos tenía sus propinas erróneamente convertidas y se les negó la comida y los descansos, la compensación de horas extras y los salarios ganados bajo diversas prácticas ilegales de nómina”, alegan los demandantes. “Los acusados ​​cobraron cientos de miles de dólares en propinas a los clientes privados y convirtieron dichas propinas para sí mismos para cubrir sus propios bolsillos, y privar a los demandantes de su justa compensación es una violación de la ley”.

La demanda alega además que ‘los demandantes no estaban familiarizados con los derechos de los trabajadores y estaban mal preparados para hacer frente a las violaciones de sus derechos en el lugar de trabajo’.

Ahora ellos buscan el pago de US$ 430.100 en gratificaciones de los eventos y US$ 31.549 en pausas perdidas más US$ 1 millón en daños punitivos.